Seguidores

martes, 2 de septiembre de 2008

LA CIUDAD SIN LAURA de Francisco Luis Bernárdez


En la ciudad callada y sola mi voz despierta una
profunda resonancia.

Mientras la noche va creciendo pronuncio un
nombre y este nombre me acompaña.

La soledad es poderosa pero sucumbe ante mi voz
enamorada.

No puede haber nada tan fuerte como una voz
cuando esa voz es la del alma.

En el sonido con que suena siento el sonido de
una música lejana.

Y en la energía remota que la mueve siento el calor de
una remota llamarada.

Porque mi voz es una chispa de aquella hoguera
que eterniza lo que abrasa.

Para poblar este desierto me basta y sobra con
decir una palabra.

El dulce nombre que pronuncio para poblar este
desierto es el de Laura

No hay comentarios: